QUIENES SOMOS

El Hotel Restaurante América tiene una bonita e intensa historia que contar…

NUESTRA HISTORIA

En 1989, una pareja volvía a su querida Galicia después de una larga aventura en las Américas. Eran tiempos difíciles y habían tomado la decisión de crecer dentro de su humildad y con unos pequeños descendientes. Empiezan a trabajar como una gran familia y nace el “América”, una cafetería en donde su referencia siempre era satisfacer a los clientes y disfrutar de la hostelería.

Con el paso del tiempo, esta pareja de trabajadores toman decisiones sobre como ampliar los servicios que ofrecen a los clientes. Es en 1993, donde llegan las primeras inversiones y María, una descendiente más que hoy en día es parte de la historia de esta gran familia. Una pieza más del puzzle y que completa el quinteto titular en los partidos de la hostelería.

Llegan tiempos de mejora económica, y como una pareja que se quiere, toman la decisión de seguir creciendo aunque el trabajo para los dos sea mucho. Pero gracias al buen hacer, empieza otra etapa preciosa en el América, llega “Susana”; una chica joven y estudiante que pasa 12 años de su vida con nosotros. Una persona que tendríamos que incorporar en el logo.

Gracias al trabajo, dedicación y buenas inversiones, el América se convierte en Restaurante y posteriormente en Hotel. Una evolución de 20 años donde todo lo que rodea al Hotel Restaurante América se puede traducir en dos palabras: familia y trabajo

Después de muchos años, nuestra ilusión sigue creciendo.

Y todo lo que hemos vivido y disfrutado en la hostelería lo podemos resumir en:

"La historia del Hotel Restaurante América son nuestros clientes, camareros, cocineros, amigos y todas esas personas que han sabido apreciar nuestra dedicación y entrega en la hostelería."
hotel américa a estrada silleda logo header
Hotel Restaurante América

Facebook

Si quieres seguir al Hotel Restaurante América y ser parte de su historia...lo tienes muy fácil

Twitter

Si quieres leer nuestras palabras también te lo ponemos muy fácil