fervenza do toxa cataratas silleda

Fervenza do Toxa, un espectáculo de la naturaleza en el corazón de Galicia

La Fervenza do Toxa es una de las cascadas más altas de España y constituye todo un espectáculo natural que hay que ver en Galicia. Al espectáculo natural de la caída de agua desde más de 30 metros de altura se suma el entorno que la rodea, un frondoso bosque de robles, castaños, abedules y otras especies autóctonas que forman un paisaje único que cautiva al visitante.

Fervenza do Toxa, un espectáculo de agua, luz y color

A apenas unos kilómetros de la ciudad de Silleda, en el norte de Pontevedra, puede observarse un espectáculo natural de primer orden: las cataratas do Toxa, en un bosque de robles, castaños, abedules, laureles y otras especies que evocan el bosque autóctono de Galicia que hace ya muchos años que se ha perdido en muchos lugares y que así se conserva de una forma casi mágica.

fervenza do toxa pozas rio
Foto de Flickr de @ondasderuido

Entre las parroquias silledenses de Pazos y Martixe, el río Toxa se precipita desde una altura de más de treinta metros dando lugar a esta hermosa y fascinante cascada. Porque si hay unas palabras que describan lo que la naturaleza nos ofrece aquí son precisamente esas. La Fervenza do Toxa no se trata solo de unas cataratas más, de las que en Galicia hay muchas y muy bonitas. Aquí todo el entorno forma una postal incomparable: numerosas pozas de aguas verdes y cristalinas, el fluir del agua entre las rocas, la frondosidad del bosque, la belleza del granito y el musgo… Todo es excepcional y digno de ver, ya que la caída del río forma un espectáculo de gotas de agua, luz y color que conforma una panorámica para el recuerdo.

Fervenza do Toxa, mucho más que una cascada

Esta impresionante cascada constituye un espacio de alto valor paisajístico, que es parte del Sistema Fluvial Ulla-Deza y participa también en el proyecto europeo Red Natura 2000 como Lugar de Importancia Comunitaria por la gran diversidad de especies de flora y fauna que en ella se encuentran.

La Fervenza do Toxa ofrece al visitante dos formas de contemplar su inusitada e incomparable belleza. La primera de ellas es acceder al mirador, un lugar de fácil acceso y desde donde se pueden observar las cataratas. Con más de 70 metros de altura y un entorno precioso, este es también un buen lugar ideal para los amantes de la fotografía y para soltarse con el palo selfie y sacar fotos para el recuerdo.

fervenza do toxa mirador
Foto de Flickr de @Gabriel Gonzalez

La segunda opción para llegar justo a los pies de la Fervenza do Toxa es descender por un sendero situado en un profundo bosque de gran diversidad botánica, aprovechada en su momento por los monjes del monasterio de Carboeiro. Este bosque de tipo atlántico se encuentra maravillosamente conservado y alberga especies de tipo mediterráneo que hacen de este lugar una de las más imponentes imágenes de Galicia por su singular e incomparable belleza.

Una vez llegados al final del camino, nos reciben en primer término un área recreativa con bancos y mesas. Ideal para descansar y reponer fuerzas tras el camino mientras se observa y oye de fondo uno de los espectáculos más bonitos que nos ofrece la naturaleza.

fervenza do toxa
Foto de Flickr de @Javier Pais

¿Cuándo visitar la Fervenza do Toxa?

Este monumento natural puede visitarse en cualquier época del año, pues el río Toxa siempre suele ir con bastante caudal de agua incluso en los meses de verano. Además, esta época del año también es ideal para realizar alguna de las varias rutas de senderismo que existen en los alrededores y de las que la cascada es punto de partida.

Aunque si hay que aconsejar una época del año para visitarlo esta es sin duda en los meses de otoño e invierno, cuando las abundantes (aunque cada vez menos) lluvias que caen en Galicia hacen que este salto de agua adquiera la fuerza y belleza que lo han hecho famoso. Además, es también en esta época del año el momento en el que los árboles pierden sus hojas y los bosques adquieren esas tonalidades marrones tan evocadoras.

fervenza do toxa cataratas
Foto de Flickr de @Gabriel Gonzalez

¿Cómo llegar a la Fervenza do Toxa?

Aunque el acceso en coche está limitado para preservar este ecosistema único y para llegar a la cascada debe hacerse a pie, si que es posible llegar por carretera a las inmediaciones de esta zona desde donde tras un plácido paseo andando se puede llegar a la fervenza.

Para visitar la fervenza do Toxa en coche hay tres opciones:

  • La primera y que suele ser más habitual ya que está bien comunicada es acceder desde la villa de Bandeira situada al paso de la N-525 que une las ciudades de Ourense y Santiago. Desde este pueblo será necesario desviarse por la carretera PO-204 que lleva a Merza y Vila de Cruces, para unos pocos kilómetros después de Bandeira y siguiendo las indicaciones de las señales llegar a las inmediaciones de las cataratas do Toxa.
  • Otra opción también bien comunicada es acceder desde la ciudad de Silleda, desde donde hay que desviarse por la PO-211 y posteriormente la PO-6502 y tras unos kilómetros llegar cerca de la cascada, en las inmediaciones de la parroquia de Martixe.
  • La tercer y última opción, interesante para las personas que proceden de Lugo o Coruña es partir desde la ciudad de Arzua, cruzando por Portodemouros, hasta llegar a Ponte Sulago. Desde allí y siguiendo una sinuosa carretera, hay varios carteles que indican el camino hasta la fervenza.

Más información acerca de visitar las cataratas do Toxa

El ayuntamiento de Silleda, en su afán por dar a conocer este lugar facilita bastante información sobre la fervenza do Toxa en su Concellería de Cultura y Turismo a la que se puede acudir en horario de mañana de lunes a viernes.